Las Reglas del Viento

  • Cara y cruz de la Armada Española en en siglo XVI
  • Carlos Canales
  • libro
  • rústica
  • 325
  • 24x17 cms
  • 978-84-414-2642-9
Las Reglas del Viento
27.00 €
Libre de gastos de envío para Península, pago por tarjeta o transferencia

Bajo este sugerente y poético título se articula un estudio histórico sobre el poder naval español en el siglo XVI, las causas de su preponderancia durante todo el siglo y la contestación por otras naciones que apenas lograron hacer mella durante la mayor parte del siglo.

¿Por qué solo España controló durante décadas las aguas americanas? ¿por qué esa superioridad? ¿cómo consiguió que el resto de las naciones de Europa no pudieran apenas ni pellizcar sus riquezas durante un siglo? La respuesta, que este libro pretende dilucidar, no es sencilla, pues lo que hizo fue una de las demostraciones de superioridad naval más absolutas de la historia de la humanidad, hasta el punto de que los océanos del mundo estaban controlados por España y Portugal bajo la corona de Felipe II. Esto no había ocurrido jamás y nunca más volvió a suceder, ni siquiera cuando los ingleses se con­virtieron, ya en el XIX tras la batalla de Trafalgar, en los señores del mar.

En las décadas de los sesenta y setenta del siglo XVI la presión sobre la acosada monarquía española aumentó. Las guerras en varios frentes ani­maron a sus enemigos a ser más agresivos, y a los franceses se unieron in­gleses y holandeses. Por primera vez España veía como se le disputaba su dominio del Atlántico y fue justo cuando el desafío aumentaba cuando el poder español alcanzó su cénit. A la asombrosa generación de explorado­res y navegantes siguió una de valiosos capitanes «de mar y guerra» como Oquendo, Valdés o Recalde y el magnífico Alvaro de Bazán, el más grande de los guerreros de España en la mar. Sabrían como enfrentarse a las nue­vas formas de combatir, los enfrentamientos de flotas de veleros artillados que dominarían la guerra naval hasta el siglo XIX. Los marinos de España supieron afrontar el reto y garantizaron que las rutas marinas por las que el oro fluía siguieran abiertas y seguras, dando una adecuada respuesta a sus enemigos en la primera batalla de buques oceá­nicos de la historia, para sufrir su primer gran tropiezo en la expedición contra Inglaterra de la Gran Armada tan solo seis años más tarde.

De estos sucesos fascinantes de nuestra historia y de los hombres y los barcos que los protagonizaron trata esta obra. Con el aporte de imágenes a color, el libro repasa los principales hechos navales de la época, incluyendo la expedición de la «Invencible».